El nuevo juego de la saga de God of War es una de esas experiencias que comienzas y ya nunca más olvidas en la vida. No, no estoy exagerando porque este título para PS4 y PS4 Pro lo tiene absolutamente todo: acción, historia, profundidad en sus mecánicas de juego y unos gráficos impresionantes. El giro que se han atrevido a dar a la saga no ha podido sentarle mejor, convirtiendo esta entrega en el God of War definitivo.

God of War es de lo mejor de esta generación, sin duda

Es complicado hacer un reboot de una serie de juegos mundialmente famosa, y más cuando esta tiene mucho éxito. Pero casos como el del genial Tomb Raider de 2013, y de este título que nos ocupa, demuestran que un buen reseteo y un nuevo inicio pueden ser lo mejor que le puede pasar a una saga. Si aún no tienes este God of War, lánzate a comprarlo hoy mismo, porque va a ser complicado que no te lo pases en grande.

Cambio de mitología, ¡qué alegría!

Después de matar a tantísimos dioses del panteón grecorromano, es normal que los de Santa Monica hayan tenido que decidirse por basar la nueva entrega en una mitología diferente, en este caso la nórdica. No tengo nada en contra del temible Zeus, la impecable Atenea o la poderosa Afrodita, pero la más oscura y trágica naturaleza de lo nórdico le sientan como un guante a esta historia mucho más razonada y madura.

Los cambios que ha sufrido God of War son lo mejor que ha podido pasarle a esta saga

God of War era una saga cuyo sello era la acción por la acción. Escenarios llenos de enemigos a los que derrotar y decapitar, bellezas voluptuosas a las que seducir, y combos interminables con los que abrirse paso. En este nuevo resurgir de Kratos seguimos teniendo un combate realmente trepidante, pero lejos de la loca mecánica mata-mata de los títulos precedentes. Ahora luchar es mucho más interesante, y responde a un poso emocional entendible por parte del protagonista.

Así pues, los cambios más relevantes y más importantes de la saga se pueden resumir en cinco aspectos fundamentales que te relato a continuación:

1. Kratos no está solo

Una de las grandes novedades de este título es que Kratos ya no viaja solo, lo hace acompañado de su hijo Atreus. Este nuevo personaje no sólo permite introducir un cambio sustancial en la historia del protagonista y proporcionarnos una imagen diferente del exterminador de dioses, también expande la dinámica de combate del juego. Atreus será como un miembro de un equipo en un RPG, usando su arco y sus flechas para flanquear a ciertos enemigos o hacer que estos se posicionen para facilitar tus ataques.

(Subtítulos disponibles en español)

2. Una historia que contar

Otro cambio de los importantes es que la historia de este God of War no se centrará en matar y matar sin control a nuestros enemigos, sino que la historia nos hace comprender el sentido de la aventura que emprenden Kratos y Atreus. Además, en este título lo que se cuenta es realmente importante, por lo que las conversaciones, hasta las más pequeñas, pueden hacer que actúes de una forma u otra.

El argumento está construido de tal forma que incluso hace desconfiar de lo que estamos viendo, por lo que será necesario que, como jugador, te involucres más en lo que está sucediendo.

Escucha y abre bien los ojos, porque la propia historia y los diálogos tienen más peso que nunca. ACG Gamer

3. Batallas que ganar, pero hay que pensar

En conexión con lo dicho anteriormente, God of War premia a aquellos que saben escuchar y observar antes de lanzarse a la batalla. Y es que el diálogo antes de las batallas, y en el mundo en general, es importante, pues te dará valiosa información que podrás usar contra tus enemigos, al más puro estilo de The Legend of Zelda.

Las luchas siguen siendo igual o más intensas que en los juegos anteriores, e igual de sangrientas, por lo que los fans de los títulos originales no habrán de preocuparse por la merma de calidad o, más bien, cantidad en este aspecto. De hecho, el sistema de ataque se asemeja a la saga Dark Souls, por lo que tomar la batalla como un puzle que resolver hará que ganes mucho tiempo y te ahorres muchas lágrimas. Por si no había quedado claro te lo repito: piensa antes de actuar.

4. Actualiza tu equipamiento à la RPG

Aunque los poderes y las armas de Kratos siempre se han podido actualizar en la saga, nunca habían existido árboles de mejora que posibilitaran favorecer ciertos atributos por encima de otros, adaptándose a las necesidades o gustos del jugador. En cierto modo este God of War mira muy de cerca a títulos como Skyrim, en los que hemos de decidir qué queremos mejorar con la experiencia que vamos ganando. En definitiva, es una gran idea que ha añadido un elemento de especialización a la saga, y no se nota forzado.

Tu hacha será tu mejor compañera, y podrás mejorarla a tu antojo. Feededigno

5. Un mundo que explorar

El mundo que te rodea no es una simple fondo por el que pasear, sino que es un lugar en el que descubrir gran variedad de secretos. Salirse de la ruta planeada casi siempre tiene recompensa y, como en casi cualquier RPG que se precie, es en la calidad de esas "misiones secundarias" en las que reside la genialidad de un título. Escucha a los personajes y fíjate en los detalles que te cuentan porque en algunas conversaciones está la clave para dar con estos lugares "ocultos".

Increíble, pero cierto

Como jugón que soy declaro que nunca había pensado en que la saga de God of War podría parir un título así, con unas características que se asemejan más a los RPG de acción modernos como Horizon: Zero Dawn o Dark Souls que a los típicos beat’em up en los que se basaba la saga. Para mí, los cambios introducidos en este título son absolutamente fascinantes y muy necesarios, pues considero que ya era hora de que Kratos tuviera una aventura a la altura de sus posibilidades. El nuevo God of War es, simple y llanamente, una obra maestra.