Celebrar un triunfo es siempre más placentero que celebrar o recordar un fracaso, pero de todo se aprende, y menos mal. Es por eso que hoy he querido rescatar los peores juegos para PC, Xbox 360 y PS3, la generación pasada, basándome tanto en su calidad como en el grado de decepción que supusieron para la comunidad jugona. Por supuesto, cada uno tiene su opinión, y puede que no coincidas en los títulos escogidos para ilustrar esta lista.

Estos juegos no llegaron a cumplir las expectativas de los gamers, ni de la crítica

Así pues, te invito a que propongas otros títulos de esta pasada generación de consolas y PC sin pudor alguno, y comentes por qué crees que los títulos que mencionas se merecen ser calificados como "malos". Después de todo, y siendo todo lo justo que me es posible, no todos los días aparece un juego con una fórmula magistral como Breath of the Wild o Super Mario Odyssey.

Por desgracia, no es tan habitual ver videojuegos con una calidad como la de Breath of the Wild. Sheikav

Sonic The Hedgehog

Es, quizás, una de las mayores decepciones de la generación pasada de consolas, pues todos esperábamos un regreso de Sonic por todo lo alto. Lejos de ser así, Sonic The Hedgehog para PS3 y Xbox 360 implementó demasiadas mecánicas nuevas que no venían realmente a cuento, y se olvidó de que lo principal en este juego son las plataformas y la velocidad.

Por si esto fuera poco, los problemas técnicos del título eran muy notables, pues estaba plagado de bugs, cargas interminables y una cámara extremadamente mala. Menos mal que este fracaso no logró terminar con las aventuras del erizo azul, porque podría haberlo hecho sin problema.

(Subtítulos disponibles en español)

Thor

¿Un héroe legendario de Marvel con la capacidad de blandir e invocar un martillo con poderes casi apocalípticos y volar a gran velocidad? De verdad que si esa no es una buena base para crear un juego interesante y decente, no sabría decirte qué lo es. Sea como fuere, lo cierto es que los videojuegos basados en películas o series nunca han sido realmente buenos (aunque existen excepciones como The Walking Dead), convirtiéndose en una simple excusa para sacar más rendimiento de una franquicia exitosa en la taquilla.

Así pues, Thor resultó ser un juego sin alma, completamente aborrecible que ni siquiera resultaba entretenido para unos minutos perdidos. Toda una pena dada la buena materia prima de la que se disponía para crear un título decente cuanto menos. Veremos si el héroe nórdico logra conseguir, en algún momento, un gran juego con su nombre y que no sea para un dispositivo o plataforma móvil.

Legendary

Aunque algunos podrían calificar a este shooter en primera persona (FPS) como un título de una calidad aceptable, y tendrían toda la razón. Sin embargo Legendary es un juego que ni de lejos aprovecha su inmenso potencial, ya que se basa en la época contemporánea salpicada con elementos fantásticos, luego de que se desate el caos con la apertura de la Caja de Pandora. A su tumultuoso y agobiante inicio de aventura se suma un sistema de control bastante deficiente que causa más de una frustración, ayudando a que el título se vuelva más aburrido y cansino que nunca. ¡Qué penica!

Superman Returns

Al pobre de Superman le pasa lo mismo que al bueno de Thor, sus adaptaciones al terreno videojueguil no han dado ningún fruto de éxito, y es que con la desastrosa calidad de los títulos que han sacado para la franquicia, no es de extrañar. ¿Tanto cuesta tomar ejemplo de los últimos títulos de Batman para no dejar a Superman sin algo bueno de lo que disfrutar? Sin mayores preámbulos, este título es pura kriptonita reiterativa, ya que lo único que realmente merece la pena es volar, aunque el control no acompañe. Un juego plagado de errores técnicos y una historia carente de interés hacen que Superman Returns sea un gran "quiero y no puedo".

Leisure Suit Larry: Box Office Bust

El gran pecado de este título es el haber tomado el nombre de una de las mayores series de aventura gráfica en vano, como si se tratara de agua de borrajas y no importara el resultado. Aún no me puedo creer que a Leisure Suit Larry le hayan confeccionado un traje en forma de videojuego digno del más cutre entierro digital. La salida de Al Lowe como mente pensante de la saga se notó, y mucho, ya que Leisure Suit Larry: Box Office Bust era un juego carente de gracia, sentido o carisma, convirtiendo una aventura gráfica inteligentemente "picarona y picantona" en una excusa para crear minijuegos eróticos sin chicha ni limoná. En resumen, un auténtico despropósito de proporciones épicas.

(Subtítulos disponibles en español)

Golden Axe: Beast Rider

Otro de los sablazos en forma de título queriendo recuperar una "saga perdida" se fraguó con Golden Axe: Beast Rider, que resultó ser una vergüenza para los amantes y seguidores de Golden Axe. Y es que hacer un remake o un reboot no es una tarea sencilla y requiere una buena dosis de trabajo en mantener la línea y fundamentos de lo que ha llevado a un título al éxito. Lo que podría haber sido un rebautizo en toda regla de uno de los hack’n slash más importantes de la historia, se quedó en un título predecible, repetitivo y francamente aburrido que no aportaba nada nuevo o remozado que consiguiera atraer y atrapar al jugador.

Dragon Ball Evolution

Si ya es difícil hacer un videojuego bueno (o eso parece) basado en una peli de éxito o meridianamente aceptable, ¿qué ocurre cuándo nace un título de una película que es un atentado contra la obra del creador, Akira Toriyama? Pues que, evidentemente, el resultado es catastrófico y aberrante, como bien demuestra Dragon Ball Evolution. Personajes nada carismáticos, animaciones simplistas, una IA de pena, y una banda sonora tan pésima que es difícil encontrar algo peor. Menos mal que Dragon Ball es una franquicia con un enorme potencial que nunca deja de gustar, por que, de lo contrario, este título habría terminado con sus posibilidades.

Bomberman: Act Zero

La pésima cámara y las ganas de modernizar y retocar lo que no es necesario convirtieron a esta entrega de Bomberman en un auténtico bodrio del que cualquier fan consagrado de la serie ha de escapar corriendo, sin mirar atrás. No sólo no se consiguió un producto decente, sino también que se desecharon mecánicas tildadas de "antiguas" cuando estas eran perfectamente válidas y entretenidas en un juego de estas características. Act Zero es el mejor ejemplo de que innovar por innovar no es ni necesario ni recomendable.

Amy

A pesar de que los títulos independientes para la pasada generación cosecharon un buen número de éxitos con títulos como Bastion, Limbo o Journey, otros como Amy pusieron de manifiesto que no todos los indies son sinónimos de calidad. Lo peor de todo es que Amy quería volver a los orígenes de los títulos de terror, en el que las protagonistas debían de sobrevivir usando su intelecto y sigilo. Sus innumerables fallos técnicos hicieron que la jugabilidad fuera casi inexistente a pesar de su intención de ofrecer una vuelta a lo clásico.

X-Men Destiny

Sí, es cierto, tú también te has dado cuenta, parece que los héroes no se llevan bien con el mundo de los videojuegos; ¿quién lo diría verdad? A pesar de que el cómic y los juegos son dos medios de cultura con muchas similitudes entre sí, parece que los desarrolladores de títulos basados en franquicias de Marvel y DC no tienen mucha idea de cómo crear un juego que esté a la altura del material que han de adaptar. X-Men Destiny fue un epic fail tremendo, dejando la premisa de crear tu propio mutante para acompañar a los más famosos y salvar el mundo en agua de borrajas. Espero fervientemente que algún día llegue un estudio que se plantee un juego de X-Men como se merece, y sea todo un éxito.

No hay mal que por bien no venga

Si los desarrolladores son inteligentes sabrán que un fracaso puede ser una gran lección para el éxito, ya que uno debe de aprender del error que ha cometido para, en el próximo intento (si lo tiene), tratar de resolverlo. Y aunque esto no siempre se cumple en el mundo de los videojuegos (véase Bioware con alguno de sus últimos títulos), es necesario aceptar que no todo puede ser siempre un éxito rotundo de público y crítica. Aún así pienso que, con trabajo, dedicación y ganas se pueden hacer juegos más que decentes, ¿no crees?